Respetar la propiedad privada

Respetar la propiedad privada

En Garzapp pensamos que para que la publicidad sea efectiva, el público debe recibirla de buen grado. Si durante la distribución no se respeta la propiedad privada, los propietarios rechazarán esa publicidad, dando mala imagen a la empresa que busca informar de sus productos. Estos son algunos ejemplos de mala praxis:

  1. Insistir en echar publicidad en buzones aunque estén llenos. Si en una determinada vivienda no vive nadie durante una temporada, el correo, tanto el ordinario como el comercial, se van acumulando en el buzón. Insistir en llenarlo “mientras quepa” no sólo es inútil puesto que nadie recibe la información, sino que da lugar a la deformación o incluso rotura del buzón.
  2. Ignorar carteles de No Publicidad. No sólo se desperdician al informar a personas que no están interesadas, sino que incluso puede ser objeto de denuncia.
  3. Pegar carteles sin permiso. También es objeto de denuncia al anunciante, además de ser publicidad poco efectiva y no duradera, puesto que son retirados con inmediatez.
Estas sencillas normas de convivencia que deben ser respetadas en cualquier ámbito de la vida, no sólo en publicidad, pueden hacerle ganar respeto y prestigio al anunciante, y hay que dejarlas en manos de distribuidores responsables.

En Garzapp cuidamos al máximo el trato al cliente.