La publicidad en la vida

La publicidad en la vida

¿Cómo sería un mundo sin publicidad?

Hay que reconocer que la mayoría de la publicidad es intrusiva. Cortes durante tu programa de radio o televisión favorito, páginas llenas de anuncios al leer una revista o periódico, pop-ups al navegar por internet, paisaje plagado de vallas cuando vas en coche, buzones llenos de flyers cuando vas a coger el correo...

Mucha gente se queja por ello, deseando que desapareciera toda de su vista para siempre. Suponed por un momento que mañana, de golpe, el gobierno prohíbe todo tipo de publicidad.

¿Os acordáis cuando Cuatro era Canal+? Inició sus andadas en 1990 con seis horas en abierto con publicidad, y el resto codificado y sin anuncios, sólo visibles para los abonados por una cuota de 3000 pesetas (18 euros). A día de hoy ofrecen paquetes de dos o tres canales por unos 25 euros de media. Ahora extrapola eso a todos los canales que tiene la TDT y las plataformas de pago. ¿Cuantos canales hay? ¿Cien? ¿Pagarías 1.000 euros al mes para poder ver la tele con la misma oferta de hoy? Si no puedes permitirte comprarlos todos, se acabó el zapping. Como eso sería insostenible, las cadenas reducirían costes, mermando así la calidad de sus productos, teniendo que cerrar la mayoría de ellas, volviendo a tiempos en los que sólo teníamos cuatro o cinco cadenas.

Y con la radio igual.

Tu revista favorita, Muy Interesante porque eres una persona culta, pasaría a costar 10 euros en vez de 3. Y cualquier periódico, 5 euros en vez de uno. Muchos de ellos dejarían de existir.

Para visitar cualquier página web tendrías que tener a mano la tarjeta de crédito. Una red que se quedaría con escasos contenidos de pago, webs gubernamentales, tiendas online, y alguna que otra página de gente que trabaja por amor al arte, por gusto.

Y si cierran televisiones, emisoras de radio, revistas y periódicos, y páginas webs, dejando en el paro a gran parte de sus trabajadores, ¿qué pasaría con todas esas empresas de ventas al por menor si no pudiesen publicitar sus productos con flyers o vallas? Pues que dejaría de existir la competencia perfecta, dependiendo el futuro de su negocio únicamente de la suerte, mermando así sus ventas y teniendo que despedir personal. Un día, en nuestras labores de distribución, una persona a la que le molestaba que le dejara un flyer en su buzón, nos dijo, enfadada:

-¡Si las tiendas en vez de gastarse el dinero en papeles, lo dedicaran a contratar gente, se acabaría el paro!

Pues eso hacen, dar trabajo, no sólo contratando directamente por necesidad de personal ante el aumento de ventas, sino porque si no lo hicieran, las empresas de distribución dejarían de existir (más paro), las imprentas no tendrían trabajo (más paro), y la figura del diseñador gráfico no existiría.

El gratis total existe gracias a la publicidad. Ella subvenciona el mundo. Sin publicidad tendríamos que pagarlo todo nosotros.

En Garzapp trabajamos para adaptarla para que sea menos intrusiva, y así todos podamos aceptarla de buen grado.